“Bienvenido a ampliar tu mirada” por Rubén Morgado SJ

By 19 Abril, 2018General

La justicia social una mirada amplia.
P. Rubén Morgado, SJ. – Director del Centro Universitario Ignaciano. CUI.

En primer lugar, bienvenidxs a este nuevo año académico. Para muchxs el primero de su vida académica. Como CUI te queremos invitar a vivir nuestro lema: “amplia tu mirada”. En una sociedad donde las lógicas individualistas campean, y crecientemente se nos invita a quedarnos encerrados en las fronteras de nuestro propio ego, de tu especialidad, en tu barrio o departamentos, etc.; queremos invitarte a salir de esas estrecheces.
Hoy lo hacemos desde la perspectiva de la justicia social. Te invitamos a mirar el mundo más allá de la superficialidad de las primeras impresiones, a discernir en las quejas: los caminos que se abren y a dejarse atrapar por un pesimismo escéptico. Es decir, te invitamos a tener unos ojos lúcidos, un corazón sensible y unas manos prontas para trabajar.
La justicia no es primeramente una obligación ética, religiosa o moral; sino primeramente un modo de relacionarnos. Se trata de reconocernos en la dignidad común de ser personas intentando construir una comunidad donde se intenta proponer las condiciones de posibilidad para que la mejor versión de este mundo sea posible.
Estamos convencidos, desde nuestra opción fundamental por un “cristianismo social”, que la fe no puede separarse de la justicia. Así la justicia no es una dimensión más dentro de las varias ocupaciones del creyente, sino que constituye la columna vertebral, pues pone en obra interpersonal, cultural y socio-ambientalmente la buena noticia de la vida plena para todas las personas. Anuncio fundamental de Jesús. Una fe que no ama con obras es falsa. Sin embargo, una justicia que no nos deja abiertos a la posibilidad de la fe, cercena una de las dimensiones fundamentales del ser humano: su trascendencia. Ampliar la mirada significa mirar de nuevo y con mayor precisión las realidades de este mundo a fin de descubrir en medio de esos acontecimientos los llamados
Las realidades que nos ocupan hoy como CUI son variadas: ciertamente la realidad de la migración haitiana, pues hemos ido conociendo la realidad de exclusión sufrida por muchas personas de ese origen; en esto, superar la barrera idiomática es fundamental; lo mismo que ayudar en la inserción escolares de los niños, niñas y adolescentes de padres haitianos. Nos duele también la situación de calle, una situación antigua y muchas veces invisible, a pocos metros del centro político de nuestro país. Nos duele la relación abusiva que padecen muchas mujeres, quienes sufren violencia sexual, laboral y académica. Nos duele la exclusión y violencia ancestral padecida por nuestros pueblos originarios, particularmente en Wallmapu.
Todas estos dolores percibidos por nuestros ojos, y sentidos en nuestros corazones, han hallado respuesta creativas de un grupo de estudiantes, trabajadores y docentes que estamos orgullosos de trabajar en CUI. ¿Quieres ayudar a construir relaciones más dignas y un mundo mejor? Te invitamos a que te acerques al CUI, a que estés atento a nuestras propuestas (cursos, voluntariados, experiencias sociales, artísticas y religiosas), pero también que si deseas nos hagas sensibles a nuevas miradas, las necesitamos.
Son todxs bienvenidxs, no hay ningún requisito, pues la misión de relacionarnos de un modo más humano y construir comunidad no conoce fronteras de ningún tipo.