Felipe Mella, director del GAM: “Es un deber como espacios culturales ciudadanos estar abiertos a la diversidad” – CUI – Centro Ignaciano Universitario

Felipe Mella, director del GAM: “Es un deber como espacios culturales ciudadanos estar abiertos a la diversidad”

By 2 Julio, 2018General

A un año de la inauguración del mural inspirado en la infancia haitiana que  se expuso en el Centro Cultural Gabriela Mistral (GAM), Felipe Mella, director del GAM, cuenta que acogió el trabajo de los ilustradores por su interés público en temas de inclusión y participación. Conversamos con él de la necesidad de los chilenos/as de adaptarse rápidamente a esta nueva casa que hoy es Chile.

Por Carmen Sepúlveda

 

Fue en junio del 2017 cuando niños y niñas de nacionalidad haitiana, junto a los destacados ilustradores chilenos Matías Prado, Tomás Olivos, Daniela William y Sebastián Ilabaca, construyeron “Zanmi”, un mural que grafica el encuentro entre distintas culturas. El proyecto dirigido por Fundación Mar Adentro en colaboración con el Centro Universitario Ignaciano de la Universidad Alberto Hurtado ha tenido varias exhibiciones: una gigantografía de referencia en el metro Universidad Católica, una réplica en la nueva sala de lectura de la Universidad Alberto Hurtado y se exhibe permanentemente en el segundo piso del edificio B del GAM, visible para todos los visitantes desde la plaza central.

-Cuando se cumple un año de haber inaugurado el mural inspirado en la infancia haitiana migrante ¿Cómo lee el mensaje de integración que lo sostiene?

La situación de la inmigración a nuestro país ha cambiado mucho. Hemos transitado de una concepción de un país que se pensaba homogéneo a uno que se debe abrir a la multiculturalidad como consecuencia de la misma globalización. Todavía estamos siendo espectadores de los episodios más tristes de la inmigración a través de los medios de comunicación lo que nos plantea el desafío enorme de generar un cambio cultural que elimine el desconocimiento y la ignorancia sobre quienes han elegido nuestro país para encontrar una mejor vida, una nueva oportunidad. El mural fue producto de un ejercicio que nos mostró la parte más luminosa, el trabajo con niños migrantes que generarán un importante proceso de transformación de nuestro país en el futuro. El valor de su cultura, el de su experiencia de intercambio con nosotros, sin duda será un aporte para nuestro país. No obstante, queda muchísimo por hacer desde el punto de vista gubernamental para garantizar las condiciones de desarrollo equitativo, eliminar las discriminaciones y ver este proceso como una oportunidad y no como una amenaza.

 

-¿Usted cree que desde el mundo cultural se puede integrar mejor a los nuevos ciudadanos?-

-Creo que sin duda es un deber como espacios culturales ciudadanos estar abiertos a la diversidad. Particularmente espacios contemporáneos como GAM nos debemos a las nuevas audiencias, entre ellas la población migrante. No puedo desconocer que todavía es un proceso difícil, tenemos barreras evidentes como las idiomáticas. Sin embargo, desde lo micro, como la interacción diaria con ellos y el apoyo que podemos dar en su integración. El siguiente paso es poder incorporar en nuestra programación más contenido multicultural, tema que depende también de los creadores y cómo acogen en sus propuestas el proceso de migración. Sin embargo, todavía es un tema pendiente que pienso lentamente permeará en las propuestas artísticas.

 -¿Cómo ves el aporte de los migrantes en la expresión artística en el futuro de nuestro país?-

Como una tremenda oportunidad de renovación de contenidos. Como ha ocurrido con las comidas y la música, el crisol étnico en que se está transformando nuestro país pronto se verá reflejado más masivamente en otras propuestas de las artes y la cultura.