Sebastián Ilabaca, ilustrador: “Para el arte no existen fronteras” – CUI – Centro Ignaciano Universitario

Sebastián Ilabaca, ilustrador: “Para el arte no existen fronteras”

By 8 Septiembre, 2018General

El destacado ilustrado chileno, Sebastián Ilabaca, quien expone hasta el 30 de septiembre en galería Plop! con la exposición “Lugar de encuentro/Lloc de Trobada, es uno de los artistas que participó en el diseño y arquitectura del mural Zanmi que se expone en el Centro Cultural  Gabriela Mistral, GAM, y que se logró gracias a la gestión del Centro Universitario Ignaciano y Fundación Mar Adentro.

Ilabaca quien está involucrado en la causa de la integración de personas migrantes, contó que el mural se creó como una antesala a la exposición Paisajes Imaginados, del artista hatiano Edouard Duval-Carrié, actividad que se realizó en el marco de Santiago A Mil 2017.

“Aproximadamente un año antes de su realización, Fundación Mar Adentro me contactó junto a los ilustradores nacionales Matías Prado, Daniela William y José Tomás Olivos para realizar una residencia científico-artística en el sur de Chile junto a un grupo de ilustradores nórdicos. Ahí nos conocimos y comenzamos a trabajar juntos. Cuando el equipo de la fundación decidió participar realizando este mural, nos puso en contacto nuevamente para diseñar un plan de trabajo para realizar esta obra junto a un grupo de niños y niñas de Haití que residían en Chile y eran alumnos de un grupo de profesores voluntarios del Centro Universitario Ignaciano”.

-¿Qué principio sostuvo el diseño de este mural?-

-Lo principal fue generar inclusión mediante el arte. El ejercicio de dibujar, pintar, y en definitiva crear, es completamente universal. Más aún cuando somos niños. La creatividad no responde a fronteras, idiomas ni al color de nuestra piel. La idea fue generar espacios de creatividad y a la vez de comunión entre los niños, sus monitores y nosotros, los ilustradores. El mural es el resultado de una serie de sesiones de talleres artísticos, en los que estos niños y niñas dejaron volar su creatividad y en los que procuramos otorgarles herramientas de expresión para que pudieran volcar libremente sus anhelos, recuerdos y su visión. Los cuatro ilustradores recogimos todos estos dibujos y retratos y los sintetizamos en cuatro grandes figuras. Además tomamos una serie de dibujos y los incluimos en el mural tal como los niños los dibujaron.

-¿Cómo fue la experiencia  de trabajar con los niños y niñas de Haití?-

-Además de ser inmensamente gratificante, fue de muchísimo aprendizaje. Aprendimos sobre su cultura, su idioma, su país, y también sobre sus anhelos, sus inquietudes, temores y sueños. Fue una lección en amor y trato humanitario. El lenguaje y la timidez dejaban de ser obstáculos en el momento en que entrábamos todos en la dinámica del dibujo.

-¿Cómo ves tú el tema de la migración en nuestro país?-

-Como una oportunidad de crecer y convertirnos en un país más cálido, más generoso, de reconocernos en el otro y encontrarnos. Es fundamental estrechar la mano a quién lo necesita, la compasión y el amor están por sobre las fronteras. Pero también es necesario no caer en paternalismos para poder mantener un trato digno. Es importante reconocer al otro como un ser humano en igualdad de derechos. Pareciera ser una obviedad, pero luego de escuchar a estos niños y niñas, nos dimos cuenta de que aún viven todo tipo de desigualdades y discriminaciones. Aún hay trabajo por hacer.

Y desde el arte: ¿Cómo se puede integrar la diversidad de los pueblos?-

-Para el arte, como la forma que tenemos como seres humanos de expresar nuestro interior, no existen fronteras, es algo que compartimos más allá de nuestra nacionalidad, edad o color, es algo que nos une más allá de nuestras construcciones geopolíticas. Es por eso que todo tipo de división entre los pueblos es inexistente cuando logramos conectarnos mediante el acto creativo. Para generar integración basta con estar con los sentidos abiertos para recibir el mensaje del arte que percibimos y a la vez libres de prejuicios para poder crear y llegar al otro. No existen fórmulas ni secretos, la integración se puede hacer tanto desde la pintura como con la danza, desde la música hasta el cine. No es necesaria una forma de hacerlo, pero cualquiera sea ésta, sólo necesita ser honesta para conseguir viajar por sobre las barreras.